Contáctanos!
unitedstates_flags_flag_8833

¿Qué riesgos se ciernen sobre el turismo tras la remontada del verano?

Inflación desbocada y un consumidor con el poder adquisitivo muy mermado por el alza de precios, entrada en vigor de nueva normativa comunitaria sobre el control de fronteras y una turbulenta situación geopolítica derivada de la guerra de Ucrania. Estos son algunos de los riesgos que amenazan al sector tras la espectacular remontada del turismo este verano, que ayer se destacaron en la XVII Jornada sobre la Gestión de Riesgos en el Sector Turístico de la consultora Willis Towers Watson.

Felipe Formariz Pombo, subdirector general de Estrategia y Servicios al Sector Turístico de Turespaña, constató esa recuperación del sector y, en conversación con el director de HOSTELTUR, Manuel Molina, avanzó que este verano el destino España ha alcanzado niveles de más del 90% en relación con 2019.

“Teniendo en cuenta de que aún hay muchos mercados cerrados son niveles adecuados”, indicó Formariz, que detalló que por destinos, a los de costas “les ha ido muy bien, con las islas como principales ganadoras”, mientras que a las ciudades no han tenido el mismo despegue

Y tras el boom de este verano, el principal interrogante es qué pasará este invierno, sostuvo el directivo de Turespaña, que desgranó los riesgos que afronta el sector turístico en esta nueva etapa.

Entre ellos, apuntó la inflación, que no solo afecta a los precios, sino también al conjunto de la actividad económica, “por lo que puede llegar a provocar recesión”, alertó. “Encarece los costes, con lo que el sector o bien reduce márgenes o bien tiene que incrementar los precios, con lo que cae la rentabilidad”, recordó.

Foto de familia de los participantes en la XVII Jornada anual de Gestión de Riesgos en el Sector Turístico de Willis Towers Watson.

Un difícil escenario económico que ha provocado una apreciación del dólar frente al euro, que si bien ha hecho que muchos productos cuesten más, el sector sea mucho más competitivo con respecto a otros mercados como el norteamericano, puntualizó.

Otro riesgo a tener en cuenta, continuó Formariz, es la entrada en vigor el próximo año de la normativa comunitaria sobre el control de fronteras: el equialente al ESTA estadounidense, el sistema ETIAS, así como el sistema de entrada y salida de los aeropuertos

“Aquí va a ser clave la comunicación. Habrá que informar a los turistas de estos sistemas para evitarles problemas. Por lo que hay que trabajar para reducir el impacto y explicar el porqué de estas medidas”, defendió.

A estas regulaciones de control fronterizo, se suman las de tipo medioambiental para reducir las emisiones de carbono en 2030 al 55% de los niveles que había en 1990, que van a afectar especialmente a la aviación, agregó.

En esta lista, incluyó además los riesgos geopolíticos. “Hay un mercado cerrado para España que es el ruso, con lo que muchos destinos más dependientes se han visto afectados. Y por lo que está pasando es un mercado que tardará en recuperarse”, vaticinó el responsable de Turespaña, que esgrimiendo el caso ruso, incidió en la importancia de diversificar producto y mercados, “porque cuando hay un problema con uno se puede paliar con el resto”.

Desaceleración de las reservas

También llamó a no echar las campanas al vuelo pese a los buenos datos cosechados esta temporada, la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, que informó de que se está produciendo “un cambio de tendencia” y señaló que las reservas turísticas se han desacelerado de cara a los meses de otoño y noviembre.

En este sentido, apuntó que el consumidor tiene ya su poder adquisitivo afectado, como sucede en el caso de Reino Unido o, en menor medida, con el mercado alemán, con lo que vaticinó un invierno “complicado, con costes, trámites y barreras en los principales mercados emisores”

“La próxima temporada no la vemos posible como este año”, aseguró Frontera.

Incremento de costes

Por su parte, Mark Hoddinott, Chief Real Estate Officer de Meliá Hotels International, preguntado por Juan Carlos Tárraga, responsable de WTW para el sector de Viajes y Turismo, puso también de relieve una “excelente” velocidad de recuperación este verano en el segmento vacacional, mientras que el urbano va a un paso más lento. Una buena racha que puede tener los días contados. “Con la inflación de costes está por ver cuántos de los incrementos de precios van a ser sostenibles en el tiempo”, avisó.

Asimismo, puso el foco en que tras echar mano este verano de los ahorros guardados durante los años de la COVID, en esta nueva etapa marcada por la espiral inflacionista, el bolsillo del consumidor ya no está para muchos más milagros.

“Si este verano la gente no ha mirado tanto el precio, ahora lo mirarán por obligación. Ahora hay una obligación de apretarse el cinturón”, constató

Por su parte, Encarna Piñero, vicepresidenta ejecutiva y CEO del Grupo Piñero, aludió a uno de los problemas que el turismo ha sufrido este año que aún hay que atajar: la escasez de trabajadores, que no solo azota a las empresas de España, sino también a las de otros destinos como los del Caribe. De este modo, para frenar esta fuga de talento se marcó como principal reto “dignificar el empleo en el turismo”.

“Hemos sufrido una fuga de talento masiva, con lo que se produce una pérdida del coste de capital formado importante. Necesitamos un plan de choque para atraer talento y transformar talento”, reclamó Piñero.

Más información:

La gestión de riesgos, un escudo de defensa para las empresas

¿Qué se puede hacer para mejorar la marca España

Fuente: Hosteltur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *